Seguir este blog por correo electrónico

viernes, 10 de enero de 2014

Esfuerzo físico

¿Qué es el esfuerzo físico? Es el trabajo que realizas utilizando tu cuerpo, normalmente vinculamos el esfuerzo físico con el ejercicio vigoroso, como el que haces en el gimnasio. Pero todo lo que implica el uso de tus sentidos conlleva un esfuerzo físico, por ejemplo leer durante 2 horas tiene un esfuerzo físico, porque la vista se cansa y el cuerpo permanece en cierta posición o inmovilidad que después de bastante tiempo puede causar fatiga, tal y como ocurre con un viaje a larga distancia.
¿Para qué te sirve el esfuerzo físico?

Tiene varias utilidades:
  • Ayuda a mantener en óptimo estado las diferentes funciones corporales:
El ejercicio vigoroso como las pesas, caminar, correr, bicicleta, natación, etc. Ayuda a que tus músculos estén fuertes, al igual que el sistema circulatorio, respiratorio y digestivo. Las actividades que requieren un uso más fuerte del pensamiento, también sirven para el mantenimiento del cuerpo y del cerebro.
  • Es una forma de gastar la energía y preservar la salud física, mental y emocional:
Después de una jornada larga de trabajo te sentirás bien, con deseos de descansar y motivado porque has avanzado en tus METAS PERSONALES. Eso ayuda mucho no solo a tu salud física, sino también a la salud mental y emocional. Estudios demuestran que las personas que no tienen actividades ocupaciones tienden a padecer de ansiedad y depresión, la razón es clara, existe una energía en el cuerpo y mente que no se está utilizando, entonces estando inactivo, es fácil pensar de una forma negativa.
  • Es una táctica eficiente para alcanzar objetivos:
Los objetivos de cualquier naturaleza requieren de un esfuerzo físico, el cual pasa primero por valoraciones mentales que te impulsan a hacer algo o no. Ya sea que estés en prácticas de MEDITACIÓN, con objetivos de ventas en tu empresa, escribiendo un libro, componiendo una canción, etc. Necesitas el esfuerzo físico, cuando pones un gran trabajo y está al límite del agotamiento, eso te ayuda a un convencimiento mental de lo que estás haciendo. Los corredores hablan de obtener un segundo impulso que les da más fuerza para continuar cuando creían que ya no soportaban más, es una condición mental.
  • Realiza ajustes en tu cerebro para adaptarse a las nuevas exigencias:
Si estás desanimado y de pronto comienzas a cantar, bailar, reír y saltar. Después de un tiempo te sentirás mucho mejor, porque la acción física se vuelve una causa para un cambio mental, es ahí donde puedes comprobar todo lo que puedes conseguir, haciendo un uso de la voluntad. Realiza ese esfuerzo físico adicional que te permita un dominio de tu mente.
Es cierto que el esfuerzo físico puede ser doloroso en algún momento, pero también hay que decir que es una adaptación y aprender a jugar con la psicología. Por ejemplo cuando haces ejercicio, siempre hay una fuerza interna que te dice “ya no quiero”, pero si desvías la atención a otra cosa, por ejemplo la música. Notarás que puedes terminar la rutina con menos esfuerzo.
Debes aprovechar el esfuerzo físico para ejercer una enorme presión para lograr metas. Si notas que la vida te está diciendo continuamente: NO, NO, NO Y NO a las cosas que deseas, tú deberás decir: SÍ, SÍ, SÍ, SÍ y SÍ con un  gran esfuerzo físico y mental, al final la respuesta favorable tendrá lugar y cumplirás tus metas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario